Cada Ferrari es una obra maestra

Cada Ferrari es una obra maestra

Compañía

El gran artista francés Bertrand Lavier visita Maranello

Maranello, 21 de julio de 2015 – “Todos los grandes tienen una cosa en común: la capacidad de alcanzar la cima y permanecer allí, equilibrados, sin empezar nunca el descenso. Éste es el caso de Mozart, que compuso una extraordinaria música durante toda su vida y nunca bajo a la mediocridad. Lo mismo sucede con Van Gogh, que pintó una obra maestra detrás de otra. Nada de lo que produjo fue menos que eso. Con Ferrari ocurre igual: cada uno de sus modelos es una obra de arte”.
Son palabras de Bertrand Lavier, uno de los artistas contemporáneos más importantes del mundo, que ha visitado Ferrari invitado por el director del Centro de Estilo, Flavio Manzoni. Los trabajos del escultor francés de 66 años se centran principalmente en transformar en arte objetos ya hechos – como cámaras y coches, incluyendo un Ferrari Dino 308 GT4 mostrado en la Exposición de París de 2005 -. Pero esta no era la primera visita del artista a Maranello. “Jean Todt me invitó en 2004 y volver aquí es siempre emocionante. Es un sitio fascinante, tanto por lo que creáis como por las estructuras en sí mismas, todos estos edificios hechos por grandes arquitectos”.

 

Durante su entrevista con el personal de diseño de Ferrari, el señor Lavier habló sobre su propia trayectoria creativa, en particular los coches que ha utilizado en sus obras, desde el Alfa GTV de 1983 al más reciente Ferrari Dino 308. También dejó clara la importancia de la tradición en la innovación, independientemente de que haga referencia al arte o a los Ferrari: “Hay una fina línea que une el arte clásico con el arte moderno, que va desde Caravaggio a Warhol quienes, aunque expresen su creatividad de formas muy diferentes, siempre se preguntaban las mismas cosas cada vez que realizaban una obra de arte. Eso también se puede aplicar a Ferrari: cuando veo lo maravilloso que es el FXX K, observo una ventanilla que me recuerda a los GTO de los 60 y me digo que todo está conectado. Otra cosa: hay ciertos Ferrari que no fueron muy apreciados cuando se produjo su lanzamiento pero, con el paso de los años, la gente se dio cuenta de su belleza. El tiempo y la distancia nos permiten apreciarlos completamente y darles valor. Y, ¿no ocurre lo mismo con muchos artistas?”.