El 290 MM gana en el Concurso de Elegancia de Amelia Island

El 290 MM gana en el Concurso de Elegancia de Amelia Island

GT & Sport Cars

Un debut triunfante para el coche restaurado por el departamento Classiche en 2014

Maranello, 20 de marzo – El Ferrari 290 MM, restaurado por el departamento Classiche a finales del pasado, año ha tenido un regreso triunfante a la competición, al ganar el trofeo “The Chairman’s Choice Trophy for the Car Found Most Appealing by the Chairman” (“El Trofeo por Elección del Presidente para el Coche Encontrado Más Atractivo”) en el Concurso de Elegancia de Amelia Island. Es significativo que la aprobación final para otorgar este galardón haya venido del Presidente Honorario, Sir Stirling Moss, que ganó dos carreras con el equipo Temple Buell a bordo del 290 MM, en la cuarta Semana de la Velocidad de Bahamas, en Nassau, celebrada en 1957.

Nace el 860 Monza. Construido en 1956 para participar en las competiciones de sports prototipos, el 290 MM comenzó en realidad su vida como 860 Monza. Su carrera inaugural fueron las Mille Miglia, donde compitió como coche oficial y terminó segundo de la general, gracias al talento del dúo inglés compuesto por Peter Collins y Louis Klementaski. En el mismo año también acabó segundo en la Coppa d’Oro delle Dolomiti, con Olivier Gendebien y Jacques Washer, y logró dos terceros puestos en la Targa Florio, con Hans Herrmann y Olivier Gendebien, y en la subida Aosta-Gran San Bernardo, con el piloto italiano Umberto Maglioli al volante.

La transformación. Sin embargo, a finales de 1956 Enzo Ferrari decidió reemplazar el motor de cuatro cilindros por uno de doce y el coche recibió la denominación de 290 MM. Debutó con ese nuevo nombre en los 1.000 Kilómetros de Buenos Aires, en enero, carrera en la que Wolfgang Von Trips, Peter Collins y Eugenio Castellotti lo llevaron a la tercera plaza. Once meses más tarde consiguió las dos victorias en Bahamas mencionadas anteriormente, con Stirling Moss como piloto. Al año siguiente, el gran Dan Gurney obtuvo un segundo puesto con el 290 MM en Watkins Glen y siguió corriendo hasta 1961. Años más tarde, el 290 MM se embarcó en una segunda etapa de competición, al participar en pruebas de coches clásicos y concursos de elegancia. Se realizaron modificaciones importantes en él, después de un accidente, pero al final su nuevo propietario decidió enviarlo al departamento Classiche para una restauración radical que lo devolviera a sus formas originales.

Ferrari 290 MM