El mito de la sala de subastas

El mito de la sala de subastas

GT & Sport Cars

¿Quién será el afortunado nuevo propietario del ganador de Le Mans en 1967?

Maranello, de enero de 2015

El nuevo año comienza con una celebración del pasado. El 15 de enero se pone bajo el martillo de la subasta de Bonhams, en Scottsdale, el coche más esperado. Se trata del undécimo 275 GTB Competizione de los 12 construidos en Maranello en 1966. Hecho específicamente para las grandes carreras de GT de la época, tenía un chasis más ligero que el tradicional 275, dos depósitos de combustible más grandes y un nuevo motor, modificado en la fábrica para superar los 300 caballos de potencia.

Gloriosa historia en competición. El chasis nº 09079 fue vendido al conocido propietario de un equipo suizo, Georges Filipinetti, quien lo inscribió con sus propios colores en las 24 Horas de Le Mans de 1967. El 275 GTB Competizione dominó la categoría GT desde los primeros compases y terminó venciendo en manos del dúo suizo formado por Dieter Spörry y Gianwirco Steinemann. Dos años más tarde logró otro prestigioso triunfo en los 1.000 Km de Spa-Francorchamps, que también formaba parte del calendario para el Campeonato Internacional de Marcas. Una vez más el coche estuvo pilotado por un equipo 100% suizo: Jacques Rey y Edgar Berney, con Claude Haldi como piloto reserva. Este último dúo también ganó el mismo año los 500 Km de Ímola, tras un magnífico duelo con un par de Porsches.

Segunda etapa. Una vez terminada su vida en competición, el coche cambió varias veces de manos, para ser finalmente restaurado a finales de los ochenta. El trabajo se llevó a cabo de acuerdo con las especificaciones originales de fábrica y fue tan meticuloso que ha obtenido el certificado de autenticidad de la división Ferrari Classiche en Maranello. El 275 GTB Competizione también ha recibido honores en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach, en California. Su última salida en suelo americano ha sido en la reunión de 60 Ferraris que tuvo lugar en Rodeo Drive, en Beverly Hills, para celebrar el 60º aniversario de la llegada de la marca del Cavallino Rampante a América. Se espera que consiga una suma de ocho dígitos en Scottsdale.