El primer Ferrari Sergio llega a los Emiratos Arabes

El primer Ferrari Sergio llega a los Emiratos Arabes

GT & Sport Cars

Abu Dhabi, 5 de Diciembre de 2014

El primer Ferrari Sergio ha llegado a los Emiratos Árabes. Ha sido entregado hoy a su nuevo propietario, la SBH Royal Auto Gallery de los Emiratos Arabes, en el circuito Yas Marina de Abu Dhabi donde se celebraron las Finales Mundiales de Ferrari y hogar del parque temático Ferrari World.

Diseñado por Pininfarina, solo seis unidades serán construidas de este increíble roadster de edición limitada. El coche se creó para conmemorar el espíritu y los valores esenciales de la histórica compañía de Cambiano en el sesenta aniversario de su colaboración con el Cavallino Rampante. Huelga decir que Sergio fue el único posible nombre a escoger, en homenaje a Sergio Pininfarina, quien selló una única y duradera sociedad con Ferrari.

El Ferrari Sergio es un coche genuinamente radical. Es a la vez exclusivo y equilibrado en el modo en que cada uno de los elementos a bordo están orientados exclusivamente a las prestaciones. Un auténtico open-top, explícitamente diseñado para pista, destacando e intensificando el sentido de deportividad, diversión al volante y el placer del diseño en su pureza.

Las prestaciones y aerodinámica del Ferrari Sergio son excelentes, además de extremas. Toma como base el 458 Spider y disfruta de los últimos avances tecnológicos junto con aspectos funcionales en la cabina. Está alimentado por el último motor Ferrari V8 de 4497 cc con 605 cv ganador del premio al motor internacional del año en tres ocasiones. Esta unidad de potencia garantiza una aceleración de 0 a 100 km/h en sólo tres segundos.

 


El Ferrari Sergio tiene un estilo limpio y extremadamente sencillo. Tanto sus volúmenes como el tratamiento de las superficies reflejan el espíritu de las creaciones de Pininfarina para Ferrari en las décadas de los sesenta y setenta. Sus proporciones se han llevado al extremo en el frontal del coche. El resultado es una estética excepcionalmente escultorica en tres dimensiones del clásico roadster. Las dos masas de estructura se funden en una sola a través de la inserción longitudinal negra, la principal nota distintiva del diseño. El lateral también se encuentra definido por el mismo elemento negro longitudinal que actúa a la vez como elemento divisor y unificador entre la parte delantera y trasera del coche. Las dos secciones del coche convergen sin esfuerzos hasta formar una forma muscular y armoniosa.

Como en todos los Ferraris, el diseño del Sergio supuso una simbiosis de funcionalidad y estética. El desarrollo del spoiler central semiflotante bajo el capó equilibra la carga aerodinámica y optimiza el intercambio de calor. La barra antivuelco es de una estética moderna prestada de los clásicos arcos Ferrari sin luneta trasera. Integrados en las barras antivuelcos están las tomas de aire para el embrague y refrigeración del aceite de la caja de cambio. Por último, el extractor trasero genera carga aerodinámica, añadiendo un acabado eficiente y elegante al diseño del coche.

En el frontal del coche, Pininfarina ha integrado las luces en un movimiento clásico convirtiéndolas en un elemento transversal transparente, simbolizando la pureza extrema en la forma del coche. En la parte trasera, las luces circulares evocan con un toque moderno la historia de Ferrari. Los juegos bi-tonos continúan tanto en el capó como en la trasera donde destacan las rejillas de aire circulares vistas en otra creaciones icónicas de Pininfarina en el pasado.

La cabina se ha simplificado y hecho funcional en extremo con el compartimento del motor que actualmente abraza la parte trasera de los asientos. La unidad entregada en Abu Dhabi tiene pintura exterior roja de tres capas con un acabado de cabina extremadamente deportivo y cuero negro con costuras rojas en contraste, con inserciones de tapicería Alcantara y uso extensivo de fibra de carbono tanto en el salpicadero como en las puertas. También destacan las llantas de acero específicas del modelo Sergio en color dorado con acabado diamante.

Cada una de las seis unidades de Ferrari Sergio ha sido configurada por su propietario mediante diferentes visitas al Atelier Tailor Made de Maranello donde los clientes son invitados a personalizar sus coches en función de sus gustos individuales. El Atelier brinda una total libertad tanto en colores, materiales o acabados. El resultado es que cada detalle es extremadamente exclusivo, continuando con la tradición del Cavallino Rampante iniciada en los años 1950 y en la decada de los sesenta de crear coches totalmente a la medida de cada uno de sus clientes.