El Concours d’Elegance de Pebble Beach, un espectáculo inolvidable

El Concours d’Elegance de Pebble Beach, un espectáculo inolvidable

GT & Sport Cars

Ferrari en la Monterey Car Week

Los Ferraris expuestos en la salida del célebre Pebble Beach golf destacaron la excelencia que caracteriza a Maranello: desde el 488 Spider y el California T Handling Speciale hasta las ediciones de las series limitadas F12tdf y LaFerrari. El modelo más reciente de la gama, el GTC4Lusso, estuvo acompañado por uno de sus antepasados espirituales, un 330 GTC de 1966, certificada por el departamento Classiche.

 


En el Concurso de elegancia de Pebble Beach, los espectadores pudieron admirar 18 magníficos Ferraris. Entre los ejemplares desfilaron un 400 Superamerica de 1963; un 275 GTS4 (NART Spider) de 1967, un 225 Sport de 1952 y un 290 MM de 1956. Uno de los favoritos del público fue un espectacular 330 P4 Spider, que fue premiado por el jurado con el trofeo “Gran Turismo Trophy”.

 


Pisando el acelerador

Ferrari-at-monterey-car-week

La Monterey Car Week pisó a fondo el acelerador para rendir honores al Cavallino Rampante en el encuentro “The Quail: A Motorsports Gathering” donde un Ferrari 375 MM de 1953 fue galardonado con el premio Best of Show.

Coleccionistas y amantes del automovilismo viajaron desde muy lejos para esta ocasión. La Casa Ferrari Carmel fue el punto de encuentro de los Ferraristas, donde se expusieron una serie de modelos Classiche certificados: el 250 GTL, el 330 GTC, el 275 GTB4 y el 330 GTS. Mientras tanto, el último GTC4Lusso dominaba la Highway 1.

 

El Cavallino Rampante también ocupó el primer lugar en las subastas. Entre las ventas más altas destacaron: el Ferrari 250 GT LWB California Spider Competizione de 1959 (vendido por 18 150 000 dólares); el Ferrari 250 GT SWB Berlinetta Competizione de 1960 (que llegó a los 13 500 000 dólares); el Ferrari 166 MM Berlinetta de 1950 (con un precio de venta de 5 445 000 dólares); y el Ferrari 750 Monza Spider de 1955 (que alcanzó los 5 225 000 dólares). El 328 GTS de 1989 (adquirido por 209 000 dólares) señala la aparición de una nueva generación de estrellas emergentes.

El próximo reto será la final en el Pebble Beach Concours d’Elegance, donde Ferrari cautivará de nuevo a su multitudinario público en esta paradisíaca costa.

Píntalo de rojo

Ferrari at Monterey Car Week

No existe mejor lugar que Casa Ferrari Carmel, el segundo hogar del Cavallino Rampante, durante la Monterey Car Week para el debut norteamericano de la última obra maestra de Ferrari, el GTC4Lusso. La Casa, situada en la Ruta 1, en Carmel Highlands, con su característico tejado rojo y sus paredes blancas, acoge por segundo año a los “Ferraristas” y a sus invitados para celebrar lo mejor del pasado y del presente de Maranello. Además del GTC4Lusso, los invitados también podrán disfrutar en primicia del California T Handling Speciale serpenteando a lo largo de la reluciente costa del Pacífico, el auténtico sueño americano hecho realidad.

Ferrari en la Monterey Car Week

No existe mejor lugar que Casa Ferrari Carmel, el segundo hogar del Cavallino Rampante, durante la Monterey Car Week para el debut norteamericano de la última obra maestra de Ferrari, el GTC4Lusso. La Casa, situada en la Ruta 1, en Carmel Highlands, con su característico tejado rojo y sus paredes blancas, acoge por segundo año a los “Ferraristas” y a sus invitados para celebrar lo mejor del pasado y del presente de Maranello. Además del GTC4Lusso, los invitados también podrán disfrutar en primicia del California T Handling Speciale serpenteando a lo largo de la reluciente costa del Pacífico, el auténtico sueño americano hecho realidad.